Telecomunicaciones

Para entender cómo está afectando el metaverso a nuestras vidas, primero debemos saber exactamente, de qué se trata esta tecnología. El metaverso es un mundo virtual, pero con diferencias respecto al mundo virtual que todos hemos conocido hasta ahora, ya que no se trata de un mundo de fantasía, sino que representa una realidad alternativa. 

Aquí es donde entra en juego la creatividad de nuestra mente, ya que cada uno de nosotros puede crear sus propias oportunidades, su propia realidad en la que quiera vivir. Al final, la clave de todo esto, es que la experiencia del metaverso sea totalmente inmersiva a través de las gafas de realidad virtual. 

Sin embargo, para que esto sea posible y genere una experiencia completa, hace falta que las telecomunicaciones evolucionen al mismo tiempo, asegurando una robustez y alta velocidad, para que este mundo virtual no se venga abajo y podamos seguir desarrollando nuestra vida en ella. En este sentido, la conectividad ha dado un gran salto este año, anunciando un nuevo 6G, que pronto verá la luz, porque sigue en periodo de prueba.

¿Qué más nos depara esta realidad alternativa?

El Metaverso permite la creación de nuevos mundos y avatares propios, pero ¿cómo nos comunicaremos entre humanos? ¿Qué tipo de comunicación existirá? Este punto es muy importante, ya que tendremos que desarrollar una forma de comunicación, que va más allá de lo que hasta ahora conocemos. 

Muchos investigadores han apostado por la capacidad inmersiva y multisensorial, dejando atrás los mensajes de texto, las llamadas, las redes sociales… y dándole la bienvenida a las tecnologías de voz y gestualidad, que nos ayudan a crear sensaciones, emociones e incluso sentimientos, que los demás avatares podrán descifrar también. 

Y es que, todo este evento de las telecomunicaciones está teniendo lugar entre nosotros. Cada día, se reinventan las necesidades de comunicación dentro del metaverso, y con ellas, las soluciones que se presentan para poder participar en este mundo de manera 100% inmersiva, que, al fin y al cabo, es su fin último.

En conclusión, podemos decir que la era del metaverso hace tiempo que llegó a nuestras vidas, pero a día de hoy seguimos intentando descifrar cómo implementarla en nuestro día a día, ¿os imagináis teniendo reuniones con nuestros propios avatares?

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *